¿Son tus deseos nocivos?

Por Horoscopo.com

Miércoles, 11 de Julio de 2018

¿Son tus deseos nocivos?

Si tratas de alcanzar las estrellas, ¿podría eso simplemente significar que tienes mucha más distancia en caso de caer? Si todas tus esperanzas no son más que castillos en el aire, es importante establecerte metas saludables – pero, ¿cómo puedes evitar hacerte demasiadas ilusiones cuando los prospectos son tan atractivos?

¿Deberían Todos los Sueños Hacerse Realidad?
Lo interesante acerca de los sueños, tanto literal como figurativamente, es que se supone que uno a menudo no actúa acorde a ellos. Por ejemplo, si te ganas la lotería en un sueño, eso no quiere decir que necesariamente debas salir corriendo a comprar un billete. Tal vez sólo significa que estás a punto de recibir una agradable sorpresa, ¡pero metafórica se te muestra que te estás sacando la lotería!

Al fijar tu mirada en tu objetivo ideal, asegúrate de permanecer flexible en cuanto a la forma en la que realmente va a ser traído a la vida (en su caso) y cómo podría verse realistamente al final.

Establecer Objetivos Inteligentes
El primer paso a tomar para evitar perseguir un sueño que va a terminar en decepción es establecer metas inteligentes. Por ejemplo, no ayuda el pensar todo el día en la profesión perfecta que está fuera de tu alcance, o fantasear con una casa en la playa si no tienes idea de cómo vas a obtenerla.

Un buen método consiste en establecer metas inteligentes que sean específicas, medibles, alcanzables, realistas y oportunas. Eso significa que es algo que personalmente puedes hacer. Puedes ver tu progreso hacia esa meta, y es algo que sabes que puedes lograr. No es algo que vaya a preocupar a tus seres queridos, y es algo a lo que puedes fijarle una fecha límite.

¡No Simplemente te Sientes a Esperarlo!
El segundo paso consiste en no sentarte a esperar a que el barco llegue. Los plazos son importantes porque no puedes simplemente esperar y esperar a que tu objetivo se haga realidad sin trabajar hacia él.

La creación de un “Pizarrón de Sueños” utiliza la ley de la atracción para llevar tus visiones a la realidad. Sin embargo, no importa cuántas fotos y esperanzas pongas en este tablero ideal si no estás trabajando hacia tu meta y andas en busca de oportunidades.

Este punto está ilustrado por la parábola cristiana del hombre que oraba a Dios que lo rescatara de una inundación. Cuando un nadador, un barco, e incluso un helicóptero llegaron a rescatarlo, él los rechazó, insistiendo en que Dios vendría a su ayuda. Después de que se ahogó, Dios lo reprendió, ¡señalando que fue él quien envío al nadador, barco y helicóptero para rescatarle!

Incluso si tu eventual sueño es aparentemente imposible, como vivir en una mansión en el paraíso, puedes tomar un pequeño paso hacia ello esta noche, incluso si eso significa poner unos pocos centavos en un frasco para posteriormente checar los precios de inmuebles en tu lugar de ensueño.

Sigue Soñando, Sigue Pensando
El paso final para evitar perseguir un sueño irreal es reflexionar a lo largo del camino y reevaluar tus metas. Si ha pasado mucho tiempo desde que tomaste medidas para hacer realidad tu sueño, tu objetivo probablemente no tiene que ver con tiempo. De hecho, puede que no lo hayas establecido con suficientes especificaciones.

Si no estás llegando a ninguna parte, compórtate más razonable al establecer metas más pequeñas que en realidad puedas lograr. Puede ser que necesites volver a imaginar tu plan original de un modo diferente. Un cambio de perspectiva puede ser todo lo que se necesita para mantener tu racha optimista en marcha.

Si bien es importante tratar de alcanzar las estrellas, puede que tengas que construir los cimientos para poder llegar allí. No ignores tus sueños sólo porque no sean razonables, más bien busca la pequeña verdad y la esperanza dentro de ellos. Esfuérzate hacia este ideal, ¡y mantén tu ímpetu al celebrar cada uno de tus pequeños éxitos!