Supersticiones de Halloween

Por Horoscopo.com

Miércoles, 11 de Julio de 2018

Supersticiones de Halloween

¿Alguna vez te has preguntado qué tanto hay de verdad en los mitos y el folclore del espeluznante Halloween? Aquí las desmenuzamos para ti…

La superstición o costumbre de Halloween se originó en las Islas Británicas. En la noche anterior al Día Cristiano de Todos los Santos –la cuál coincidió con “Samhain”, la víspera de Año Nuevo de la antigua cultura Celta– unos malos espíritus aparecieron para revelarse por una última noche, y la gente del pueblo requirió de protección contra su daño sobrenatural.

Se cree que usaron pieles y máscaras para ser confundidos con animales y evitar que sus cuerpos fueran poseídos. Niños y mendigos disfrazados corrían por todo el pueblo cantando y repitiendo oraciones para los muertos y recolectando golosinas y pasteles, de aquí viene el dicho – ¡golosina o truco!

El mundo animal era evidentemente un amortiguador contra el mundo de los espíritus, por lo que se creía que enterrar huesos de animales o la imagen de un animal cerca de la puerta mantenía a los fantasmas lejos de la casa. Si un murciélago lograra entrar a la casa, los fantasmas y espíritus serían bienvenidos a ella.

A los búhos se les afilia con los fantasmas, por lo que se cree que cualquier lugar con búhos está embrujado. Peor aún, alguna vez se creyó que los búhos bajaban de los árboles para comerse las almas de los moribundos. ¿Otras creencias? Los muertos observan a sus seres queridos a través de las arañas, y en la noche de Halloween, los caracoles pueden deletrear las iniciales del verdadero amor de uno utilizando la baba de su cuerpo.

Los gatos negros siguen siendo uno de los presagios más antiguos, ya que las brujas los utilizan como familiares, por lo que atraen la mala suerte (o en algunos casos buena suerte) si se cruzan en tu camino, aúllan fuera de tu ventana, o te dan la espalda. El matar a uno en el día de Halloween trae siete años de mala suerte (aunque es obvio que el matar a cualquier animal está mal).

Fuego, el descubrimiento más lustroso de la humanidad para combatir la oscuridad, es también un símbolo de Halloween. Si la llama de una vela se apaga durante una ceremonia o se vuelve azul, indica la presencia de un fantasma. Algunas personas solían tener velas especiales para Halloween que serían de mala suerte si fueran utilizadas en otras épocas del año. Ciertas se iluminaban con antorchas de una hoguera ritual después de que todas las otras llamas de la ciudad se hubieran extinguido. El mirar directamente a la llama de tal vela podía revelar el futuro, así como cualquier alteración de las piedras de la hoguera haría que alguien en la familia de la persona que le perturbara muriera dentro del plazo de un año.

Mientras tanto, la cara de calabaza con una luz encendida en su interior es conocida en la cultura norteamericana como Jack-o’-lantern, y proviene de la historia de un niño travieso llamado Jack quien engañó al diablo y fue recompensado con una brasa de fuego dentro de un nabo proveniente del infierno. Pero cuando esta costumbre llegó a nuestro continente, las calabazas eran abundantes y más fáciles de tallar que los nabos …¡de aquí proviene la costumbre de la calabaza encendida!

A continuación te proveemos una lista de tips para atraer la buena suerte en la noche de Halloween:

  • Cena en silencio, las conversaciones durante la cena podrían invitar a los fantasmas a la mesa.
  • Al caminar en la oscuridad, lleva un trozo de pan en uno de tus bolsillo como ofrenda a los fantasmas, y en el otro bolsillo, lleva otro trozo de pan salpicado de sal para protegerte de las brujas.
  • Hacer sonar una campana o dejar un nabo a la entrada de tu puerta mantiene a los fantasmas fuera. Y obvio, no trates de hacerle daño a ningún fantasma. Esto se refiere a no azotar puertas y a no tratar de cazar espíritus, ¡ha y definitivamente oculta todos los cuchillos que estén a tu alrededor! Si te encuentras con un fantasma, camina a su alrededor nueve veces y desaparecerá.
  • No te pongas la ropa al revés y camines hacia atrás a menos que quieras conocer a una bruja.
  • A las brujas no les gustan los caballos (prefieren escobas), así que mantén estas últimas fuera de tu casa y pon una herradura en la puerta. Como protección adicional, rocía un poco de sal y avena en las cabezas de los niños para que las brujas no se los roben.
  • No te olvides de los duendes. La mejor manera de evitar ser secuestrado por duendes es evitar sentarse bajo árboles de espino, donde su magia es fuerte.
  • Atar un nudo en un pañuelo aleja el mal, y ya que el Diablo era un recolector de huesos, añade un poco de nueces a tus hechizos mágicos.