Cómo perder peso según tu signo

Por Horoscopo.com

Miércoles, 11 de Julio de 2018

Cómo perder peso según tu signo

El ver el número que deseas ver en la escala y sobre todo mantenerlo, puede llegar a sentirse como una batalla constantemente perdida. Si sientes que has intentado -sin éxito- todas las dietas que existen en este mundo, ¡tal vez es hora de mirar hacia el Sistema Solar y dejar que el significado de tu signo te guíe en el manejo de tu peso con éxito!

Signos de Fuego (Aries, Leo y Sagitario)

Hechos para tener éxito y llenos de energía, los Signos de Fuego puede ganar en el juego de perder peso si siguen esta regla: ¡No te canses demasiado pronto! Tu chispa se acelera hasta el punto en el quieres hacer una dieta de todo-o-nada. Por lo tanto, buscas un plan de alimentación que promete deshacerse del peso rápidamente, como un ayuno de jugo o una dieta de desintoxicación drástica. Sin embargo, dos días de no beber más que jugo de perejil y jugo de pera te deja en el agotamiento – y recuperas todo lo que perdiste y más; sobre todo después de atascarte en desesperación con comida chatarra. En lugar de hacer esto, tomate tu tiempo para encontrar una dieta que sea adecuada para ti y consulta con tu médico para obtener la opinión de un experto.

Signos de Aire (Géminis, Libra y Acuario)

Tu sensibilidad a las influencias externas puede ayudar si se utiliza el consejo de los expertos (tanto en persona como en línea) para planificar tu dieta para perder esos kilos de más. Alcanza tus metas de pérdida de peso al asociarte con un experto. ¿Quieres perder peso y no dinero en esto? Investiga tus opciones gratuitas en línea que te ofrezcan consejos sobre la nutrición de los expertos. Dedica algún tiempo a navegar por las secciones de dieta y ejercicio en la tienda de libros o biblioteca más cercana. Busca libros escritos por médicos y dietistas registrados o con credenciales y experiencia considerables. Busca un libro que describa las opciones para vivir una vida “real”, con consejos sobre como ordenar en restaurantes si es que sales a comer fuera, o estrategias para hacer la compra de despensas. Pregunta a tu proveedor médico si tiene algunos consejos si es que tienes alguna enfermedad antes de hacer cualquier dieta.

Signos de Agua (Cáncer, Escorpión y Piscis)

Como los océanos, en constante evolución, tú puedes utilizar tus rasgos de carácter astrológico para obtener grandes resultados en dietas. Cuando se trate de cambios en tu dieta, trata de mantenerlos lo más simple posible y evita complejos planes de alimentos. Por ejemplo, una dieta que requiera comer 2,5 onzas de hígado y 7.1 onzas de espárragos cada tercer día, ¡te llevará a tal grado de estrés queterminarás tirando la dieta por la ventana y corriendo a la panadería más cercana! En vez de eso, consulta a un dietista registrado y elige los cambios inteligentes y sencillos, tales como comer más frutas y verduras frescas y la eliminación de “alimentos blancos” como el pan blanco y las pastas. Después, metete a bañar, ¡literalmente! Sumérgete en tu elemento mediante el establecimiento de una meta de nadar tres veces por semana. ¿No tienes acceso a una piscina? Acude a una escuela local para adultos o a un club con precios razonables que incluya clases de natación. Experimenta tomando una relajante clase de yoga una vez por semana para ayudarte a sentir equilibrio emocional y físico.

Signos de Tierra (Tauro, Virgo y Capricornio)

Tu naturaleza se presta a ejercicios simples y eficaces que se pueden programar en forma regular. Considera la posibilidad de caminar, trotar o andar en bicicleta. También sería una buena idea el buscar un grupo para mantenerse por buen camino en cuanto a dieta y objetivos de ejercicio. Por ejemplo, prueba un programa de dieta con reuniones de grupo, o invita a un amigo a tomar una clase de gimnasia contigo. ¡Y no lleves la palabra dieta al extremo! Ten en cuenta lo que te gusta comer (y lo que odias) y basa tu elección de una dieta en algo que puedas seguir sin privaciones. Mantén motivación mediante la planificación de productos no alimenticios con premios para cada meta que alcances. Por ejemplo, un mes de asistir a clases de acondicionamiento físico con regularidad podría dar lugar a una recompensa, como un masaje.